Mapas Urbanos

[Hull House- Chicago, 1895]

A lo largo del siglo XIX la implantación de las industrias en el interior del espacio urbano inició, en especial en Europa Occidental y Norte América, una intensa relación entre los procesos de urbanización e industrialización que cambió profundamente a las ciudades. Estos cambios supusieron un crecimiento demográfico urbano sin precedentes, una transformación drástica de su tamaño y una diferenciación y polarización social y espacial que afectó de manera desigual a los distintos grupos sociales, y convirtió a las ciudades en escenarios privilegiados desde los que observar las consecuencias sociales y espaciales producidas por el nuevo sistema productivo en el espacio urbano, verdaderos laboratorios sociales que fueron estudiados, también a través de mapas, en ciudades como Londres, Manchester o Chicago.

La ciudad de Chicago, por ejemplo, experimentó además un crecimiento demográfico sin precedentes de una población rural internacional procedente de Europa. En 1898 el 68% de su población había nacido en el extranjero o era de padres extranjeros, y una gran parte se asentaba en los barrios más pobres de la ciudad.

Fue en este contexto en el que en 1895 un grupo de mujeres lideradas por Florence Kelley realizaron una investigación sobre las condiciones sociales de la población del barrio en el que se asentaba el centro social Hull House, en la que se elaboraron dos series de mapas detallados de los ingresos familiares semanales y las nacionalidades de la población, que se publicaron junto a una colección de ensayos sobre distintos aspectos de la casa y sus actividades en el libro “Hull House Maps and Papers”. El trabajo desarrollado resulta relevante no solo por la influencia que tuvo la Hull House a nivel nacional e internacional en numerosos ámbitos sociales y políticos, sino porque además representa un ejemplo paradigmático del uso de los mapas en la investigación social urbana. El respeto de las autoras por las diferencias culturales y su compromiso con el cambio social, la democracia y la igualdad en la ciudad industrial capitalista se refleja tanto en los métodos como en las técnicas de representación.

El trabajo realizado por las residentes de la Hull House en 1895 es un ejemplo de esta gran diversidad de aproximaciones a la pobreza y los problemas sociales urbanos, en la que se mezclaban los intereses públicos y los particulares. La recopilación de información estadística y geográfica que les permitió elaborar los mapas no fue recogida expresamente para ese objetivo, sino que aprovechó los resultados obtenidos de un trabajo encargado por el congresista Carroll D. Wright para estudiar a nivel nacional las condiciones de vida de la población en los barrios más pobres de las ciudades norteamericanas con una población superior a 200.000 habitantes.

En el caso de Chicago los trabajos fueron encargados a Florence Kelley, que ya tenía experiencia en el tema al haber empezado a trabajar como la primera mujer inspectora de fábricas en 1893 para el estado de Illinois cuando llegó a la Hull House desde Nueva York. La investigación se desarrolló entre el 6 de abril y el 15 de julio de 1893 y se examinó “cada casa, edificio y habitación del distrito” (Addams 1895, p. 3), rellenando los cuestionarios sobre cada alojamiento y cada familia. Éstos eran entregados diariamente a Florence Kelley, que antes de enviarlos a Washington realizaba una copia para la Hull House. De este modo, al final de los trabajos el equipo disponía de una gran cantidad de información sobre las condiciones de vida de la población de la zona sobre el que asentaba la casa, que se encontraba situada en el extremo noreste del distrito analizado.

Unos meses después de completar los cuestionarios para el estudio encargado por el congresista, las residentes realizaron dos conjuntos de mapas con los datos obtenidos. El primero representaba las nacionalidades de la población del barrio y el segundo los ingresos familiares semanales. Ambos se publicaron junto al libro Hull House Maps and Papers. La publicación del libro se realizó de manera bastante improvisada. Como describe Jane Addams en el prefacio del libro:

“[las] residentes de la Hull House ofrecen estos mapas y artículos al público, no como tratados exhaustivos sino como observaciones que pueden llegar a ser valiosas por el hecho de ser inmediatas y ser el resultado de un largo conocimiento” (Addams 1895, p. Preface).

Mapa de ingresos, hoja número 4, Hull House Maps and Papers, 1895.

Fuente: <https://homicide.northwestern.edu/pubs/hullhouse/>. [Consulta: 10 de mayo de 2016].

Los mapas proporcionaban información real sobre las condiciones de vida de la población del barrio. Aunque la información recogida en el trabajo de campo ya había sido utilizada de manera oficial por la investigación estatal sobre los slums, para las investigadoras de la Hull House:

“la visión de cada casa y cada parcela en los mapas, sugiriendo como los distintos miembros de diversas nacionalidades están agrupados y dispuestos, y las diferencias de los ingresos recibidos entre calles y secciones no sólo puede tener un valor pintoresco sino también real” (Addams 1895, p. 9).

Otro aspecto destacado para las investigadoras era la oportunidad de comparar los resultados de los dos mapas, ya que éstos “muestran de un modo general qué inmigrantes reciben los ingresos más altos y cuáles los más bajos, y proporcionan argumentos contra la restricción de la inmigración” (Addams 1895, p. 9).

En el proceso de recopilar la información y elaborar los mapas las residentes se enfrentaban, como ellas mismas reconocían, a la dificultad de acercarse a una realidad compleja y cambiante, a “algo vivo” y con “múltiples facetas”. Las residentes eran conscientes de las dificultades y los posibles errores que podía contener su método de trabajo, pero destacaban la importancia de realizarlo con la “esperanza de estimular la investigación y la acción para el desarrollo de nuevas ideas y métodos” (Addams 1895, p. 7). Para alcanzar este objetivo se incluyó un capítulo introductorio en el libro en el que Holbrook recogía las dificultades y las decisiones adoptadas durante la elaboración de los mapas. Entre los problemas que identificaban se encontraban los derivados de la ocultación e inexactitud durante el trabajo de campo, la dificultad de establecer categorías claras sobre las características sociales y laborales de la población y una posible desactualización de los datos obtenidos por la gran duración de la investigación y el propio dinamismo del barrio. Para garantizar la calidad y exactitud de los datos obtenidos se visitó cada rincón del barrio, y en muchos casos las respuestas obtenidas en referencia al empleo fueron luego contrastadas y confirmadas con otras con la misma ocupación.

Mapa de nacionalidades, hoja número 1, Hull House Maps and Papers, 1895.

Fuente: <https://homicide.northwestern.edu/pubs/hullhouse/>. [Consulta: 10 de mayo de 2016].

Una de las mayores dificultades a las que se enfrentaron las residentes a la hora de representar los datos disponibles fue la simbolización de las variables, ya que su objetivo era presentar la localización de cada individuo y familia del modo más aproximado posible. Con este objetivo se coloreó completamente cada parcela habitada, con independencia del número de familias que la habitaran, representando las distintas nacionalidades o ingresos en cada parcela de manera proporcionada. El criterio general fue preservar las “relaciones geográficas” en cada parcela, por lo que “cada individuo en un caso o representante de una familia en el otro recibe un reconocimiento igual, tanto si comparte una habitación con una docena de personas en la parte trasera del tercer piso como si ocupa en solitario una planta baja entera” (Addams 1895, p. 8). Por este motivo, los mapas no ofrecen información sobre la densidad en cada parcela, aunque en algunas se pueda llegar a deducir por la gran cantidad de nacionalidades representadas en una misma parcela.

El trabajo realizado por las residentes de la Hull House combinó el rigor intelectual con la determinación y el compromiso activo con el cambio social. En la parte final de la introducción a los mapas se realiza una reflexión profunda a modo de conclusión. Holbrook señala que la realización de este tipo de investigaciones (insoportables y dolorosas para los que sufren esas circunstancias y deben responder a todas esas preguntas incómodas) no puede servir únicamente para satisfacer el interés o la curiosidad morbosa, ya que no sólo sería poco efectivo para transformar las condiciones de los ciudadanos que más sufren sino además injustificable. En sus propias palabras:

“describir los síntomas sin ir más allá sería una frivolidad; sin embargo, difundir los síntomas para determinar el alcance de la enfermedad y aplicar la cura puede llegar a ser, no sólo científico sino humanitario en su sentido más elevado” (Addams 1895, p. 14).

Para Jane Addams, Florence Kelley y el resto de las residentes la respuesta a los problemas urbanos se encontraba en el barrio en el que habían decidido establecerse, desde el que era necesario emprender un proceso continuo de transformación social en el que la lucha contra las desigualdades urbanas se libraba día a día en numerosos frentes y a distintos niveles, desde la escala doméstica hasta en los procesos globales.

Más información:

ADDAMS, J., 1895. Hull Hous Maps and Papers. Nueva York: Thomas Crowell & Co.

ADDAMS, J., 2013. Hull house: el valor de un centro social (Vol. 1). Madrid: Ediciones Paraninfo.

BULMER, M., BALES, K. y SKLAR, K.K., 1991. The Social survey in historical perspective, 1880-1940. Cambridge: Cambridge University Press.

FONT-CASASECA, N., 2016. Mapas contra la injusticia urbana: la utopía pragmática de la Hull House en Chicago a finales del siglo XIX. XIV Coloquio Internacional de Geocrírica. Las utopias y la construcción de la sociedad del futuro, pp. 2-7.

 

Please follow and like us:

Leave a Reply

Your email address will not be published.