Mapas Urbanos

[Anti-Eviction Mapping Project, San Francisco]

El “Anti-evictions Mapping Project” (AEMP), iniciado en la ciudad de San Francisco, representa un ejemplo muy completo del papel que puede tener el mapa en las acciones ciudadanas que tratan de comprender, denunciar y exponer algunas de las consecuencias que tienen determinados procesos urbanísticos y económicos sobre las poblaciones urbanas más vulnerables.

El AEMP (Mapeo contra los desalojos) se define como un colectivo que documenta, a través de la visualización de datos, el análisis y la narración cartográfica, la desposesión y la resistencia de los residentes en el área de la Bahía de San Francisco tras el “Boom Tecnológico 2.0” de Silicon Valley (Maharawal y McElroy 2018). El proyecto se inició en 2013 como una respuesta a los impactos y efectos que estaban teniendo las políticas urbanas neoliberales y la especulación urbanística del capital tecnológico en la ciudad de San Francisco, que afectaban de manera directa y mayoritaria a los colectivos más vulnerables que eran forzados a dejar sus viviendas ante el aumento de los precios y los desalojos forzosos.

En los últimos años, su actividad se ha ido extendiendo a otras ciudades próximas, como Los Ángeles, Oakland o Santa Mónica entre otras, y también ha ido ampliando sus objetivos, métodos y colectivos implicados. El conjunto de materiales cartográficos, visuales y sonoros producidos se encuentran disponibles en su web (https://www.antievictionmap.com/) y proporcionan una “interfaz geográfica en línea”, que también recoge los resultados de sus acciones “offline”. El colectivo mantiene varias líneas de trabajo: el análisis y la visualización interactiva de datos sobre los desalojos y su relación con otros procesos y factores socio-económicos; la recopilación y documentación de narrativas e historia oral de aquellos desplazados; y finalmente las acciones de denuncia, apoyo y difusión realizadas junto a otras asociaciones y que tienen objetivos políticos.

La primera acción que realizó el AEMP fue la recopilación y representación cartográfica de datos sobre los desalojos en San Francisco que utilizan la Ellis Act. Esta ley estatal de California fue aprobada en 1985 para proteger a los propietarios de viviendas en alquiler que quisieran darle otro uso a sus inmuebles, diferente al alquiler y que se veían obligados a seguir hasta que los inquilinos se marchaban. Aunque en principio esta Ley estaba pensada para pequeños propietarios de pisos de rentas de larga duración, al analizar los datos de desalojos con la Ellis Act la AEMP y la organización Tenants Together descubrieron que ésta era utilizada de manera mayoritaria por inversores que compraban propiedades enteras a un precio bajo y luego utilizaban la Ley para expulsar a los inquilinos y vender de nuevo la propiedad a un precio mayor.

Con estos datos se realizó una visualización cartográfica dinámica, el Ellis Act Evictions Map representa de manera acumulativa los desalojos de la ciudad de San Francisco aprovechando la Ellis Act. El mapa utiliza la técnica del “time-lapse” para representar los desalojos como si fueran explosiones distribuidas por toda la ciudad que van cayendo y acumulándose sobre la ciudad a medida que avanza la visualización. Más allá de mostrar los datos cuantitativos, el mapa tiene también un impacto emocional, produciendo una “representación geográfica visceral de los desplazados en la ciudad, los puntos rojos que dejan cicatrices y manchas en la ciudad al final del time lapse” (Maharawal y McElroy 2018, p. 4).

Una línea de trabajo complementaria a la visualización y análisis de los datos ha sido el proyecto NDR (Narratives of Displacement and Resistance), que quiere hacer “tangible las historias de vida y las experiencias comunitarias de la gente que están en primera línea de la epidemia de desalojos del área de la bahía” (Maharawal y McElroy 2018, p. 1).

A pesar de la utilidad e impacto de las representaciones que se estaban elaborando, éstas parecían reducir la complejidad de las vidas, experiencias y emociones de las personas involucradas a puntos en un mapa. Al mismo tiempo, el tratamiento periodístico que se estaba haciendo de los desalojos tendía a reducir los testimonios e historias a “narrativas simplificadas” centradas únicamente en la pérdida, mostrando el desalojo como el punto final de unos procesos inevitables en el que los inquilinos son sujetos pasivo.

Todas estas acciones, recursos y visualizaciones configuran un proyecto polifacético y colectivo que utiliza el poder del mapa en varios sentidos. Algunos de sus autores definen esta contra-cartografía como: “un conjunto de visualizaciones de cartografía crítica y de datos feminista que pretenden hacer visibles los paisajes, las vidas, y los lugares de resistencia y desposesión borrados en las topografías capitalistas, coloniales y liberales ” (Maharawal y McElroy 2018, p. 2).

Estos mapas, con sus historias asociadas, no solo contrarrestan otras narrativas y representaciones que justifican y celebran los procesos que están teniendo lugar, sino que además consiguen visibilizar lo invisible, haciendo tangibles y accesibles aquellas experiencias e historias de los que han salido perdiendo con los procesos de gentrificación y especulación. Con estos mapas, “podemos decir que seguimos aquí” (AEMP 2018, p. 299).

Referencias:

AEMP, 2018. Handbook by The Anti-Eviction Mapping Project (AEMP). Nueva York: Springer.

MAHARAWAL, M.M. y MCELROY, E., 2018. The Anti-Eviction Mapping Project: Counter Mapping and Oral History toward Bay Area Housing Justice. Annals of the American Association of Geographers, vol. 108, no. 2, pp. 380-389.

Please follow and like us: